El fantasma de la monja - Difícil

A mediados del siglo XVI existió una mujer de nombre María de Ávila, una mujer (1) , quién se enamoró de un humilde mestizo de apellido Arrutia. Supuestamente, este joven (2) con ella para conseguir fortuna y linaje.

Al enterarse, María ofreció (3) con la condición de que se fuera a (4) de la ciudad, lo cual él aceptó. Después de dos años Doña María seguía muy deprimida, razón por la cual sus hermanos (5) en el Antiguo Convento de la Concepción.

Una noche, María se ahorcó en un árbol de duraznos en el patio del convento. Por motivos religiosos, la familia (6) ahí mismo en el cementerio del lugar. Un mes después, el fantasma de María empezó a aparecerse todas las noches reflejándose en las aguas de la fuente cuando alguna monja (7) para verse el rostro. En consecuencia, las madres superiores prohibieron la salida de las monjas al patio después de la puesta del sol. Estas apariciones continuaron (8) . Según la leyenda, María no soportó la ausencia de su amado aún estando muerta, por lo que había decidido salir en busca de él.